Ni el COVID-19 frena el desplazamiento forzado en Colombia

En los primeros tres meses del 2020 el desplazamiento forzado deja más de 10.000 personas que les ha tocado huir de sus hogares por el conflicto armado interno que vive nuestro país.

En medio de una pandemia que no da tregua en el mundo, Colombia sigue teniendo un problema grande como lo es la violencia y el desplazamiento que ni el COVID-19 ha podido detener, de acuerdo con el monitoreo realizado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El defensor del Pueblo Carlos Alfonso Negret, se pronunció ante el tema y envió una alerta por la situación que actualmente viven algunas comunidades del país. Negret argumentó que (…) “es de alta preocupación la arremetida violenta por parte de estos actores y grupos, especialmente en el departamento del Cauca; el Pacífico nariñense; la zona del bajo Putumayo; el occidente de Antioquia y el Atrato chocoano, donde, para avanzar en sus intereses por las economías ilegales, intimidan y hostigan a la población civil”.
La Defensoría del Pueblo también sostuvo que, “ha podido constatar que la violencia contra líderes sociales y defensores de derechos humanos persiste bajo igual dinámica a la denunciada desde hace cuatro años. Los homicidios selectivos de las últimas semanas son graves y deben ser objeto de medidas contundentes de investigación y esclarecimiento”.
La Defensoría del Pueblo hizo un llamado para que los grupos armados ilegales bajen la intensidad de las confrontaciones y más en la emergencia en la que se encuentra el país en estos momentos.

Por Stephany GARZON ALVAREZ de www.uniminutoradio.com.co

Share this post